En Cirugía mamaria

Como ya hemos tratado anteriormente en este blog sobre cirugía estética, plástica y reparadora, la tendencia actual en cirugía mamaria es conseguir un pecho que parezca totalmente natural tanto a la vista como al tacto y que esté en armonía con la anatomía del busto y el resto del cuerpo de la mujer. Por ello, el aumento de pecho con grasa o lipofilling mamario puede ser la mejor opción en determinados casos.

Esto es así porque, gracias a esta técnica, logramos un incremento del tamaño del busto utilizando un tejido que la mama ya presenta por naturaleza, la grasa, en lugar de implantes.

Pero lo cierto es que, más allá de conseguir un resultado muy natural, el aumento de pecho con grasa propia tiene otros muchos beneficios. Para empezar, permite remodelar la figura al eliminar grasa localizada de otras partes del cuerpo, generalmente abdomen, flancos y cartucheras.

Además, se trata de una intervención que deja cicatrices muy menores y prácticamente imperceptibles, ya que la grasa extraída se infiltra mediante microinyecciones.

Por su parte, la recuperación postoperatoria suele ser más rápida que en el aumento de pecho con prótesis y se evitan las pocas complicaciones que pueden producirse con los implantes, como es el caso de la contractura capsular.

A su vez, hoy en día los resultados de esta técnica son mucho más estables y permanentes, ya que se ha mejorado enormemente los procedimientos de extracción y depuración de la grasa, por lo que esta se reabsorbe en menor cantidad.

Así pues, el aumento de pecho con autoinjertos de grasa es una opción ideal para aquellas mujeres que desean hacerse una liposucción y además ganar una talla de pecho o bien quieren mejorar la forma o el volumen de sus senos sin recurrir a las prótesis. También, a la hora de dar relleno a zonas específicas del escote, simetrizar senos de diferente tamaño o en las reconstrucciones mamarias.

No obstante, el lipofilling tiene ciertas limitaciones, por lo que a veces será necesario recurrir a una técnica mixta a la que los cirujanos estéticos nos referimos como aumento de pecho combinado y que se caracteriza por aunar el relleno de grasa con el uso de implantes.

 

Aumento de mamas con prótesis y grasa propia

 

En efecto, hay ciertas circunstancias en las que la infiltración de grasa propia no es suficiente para conseguir el aumento de volumen deseado y, por tanto, recomendamos combinarlo con el implante de prótesis mamarias.

 

* Aumento de pecho de más de una talla

Para quienes desean un aumento de pecho natural y discreto, es verdad que no siempre es imprescindible el uso de prótesis. De hecho, el lipofilling mamario está especialmente indicado en aquellas mujeres que buscan un cambio sutil con el que solo ganar una talla de sujetador.

Sin embargo, si se quiere un poco más de volumen, sí será necesario completarlo con prótesis mamarias. De ser así, la grasa se infiltrará posteriormente en zonas estratégicas para mejorar la cobertura de los implantes de manera que no pueda adivinarse su presencia y, por tanto, que los pechos adquieran una apariencia y un tacto aún más naturales.

Asimismo, esta combinación de prótesis mamarias y grasa propia también está indicada en caso de que sea necesario hacer una reducción de piel de los senos o cuando estos tengan una estructura muy fibrosa.

A pesar de que cuando pacientes y cirujanos estéticos apostamos por esta técnica mixta solemos realizarla en una misma intervención quirúrgica, no hay problema en someterse a un lipofilling mamario más adelante, en caso de que ya se lleven prótesis.

De hecho, esta situación suele darse cuando la mujer, en un momento determinado, deja de estar satisfecha con el volumen conseguido en una cirugía mamaria previa y desea un ligero aumento, pero sin necesidad de someterse a un recambio de prótesis; o bien cuando el resultado de la intervención inicial no ha sido el esperado y se quiere lograr un pecho más natural, corrigiendo aquellos rasgos que pudieran delatar la presencia de los implantes.

Por su parte, aquellas mujeres que anteriormente se hicieron un lipofilling mamario y ahora quieran un pecho con más proyección, también pueden recurrir a un aumento con prótesis.

A pesar de todo ello, hay que recordar que los resultados del aumento de pecho con grasa son estables a los tres meses de la cirugía. No obstante, si pasado este periodo de tiempo todavía se desea un mayor volumen, se podría repetir el lipofilling al cabo de seis meses.

 

* Mujeres con insuficiente grasa autóloga

Hay una condición imprescindible para poder someterse a este lipofilling mamario: contar con la suficiente grasa en otras partes del cuerpo. Por este motivo, esta técnica no es posible en pacientes excesivamente delgadas y sin zonas donantes.

Asimismo, en aquellas mujeres en las que la cantidad de grasa que pueda extraerse de otras partes del cuerpo sea limitada, será igualmente necesario el uso de prótesis para conseguir ciertos volúmenes.

 

* Alteraciones o deformidad del pecho

La remodelación del pecho con grasa propia será insuficiente en ciertos casos de alteraciones o deformidad de los senos. Por ejemplo, si se trata de mamas tuberosas o tubulares.

De ser así, se podrá recurrir al lipofilling para optimizar el resultado conseguido con el aumento de pecho con implantes, pero no esta no será la técnica de elección principal.

 

Aumento de pecho combinado: ¿en qué consiste la intervención?

 

Por lo general, se trata de una técnica quirúrgica que normalmente se hace bajo anestesia general y de forma ambulatoria y cuyo procedimiento es el que explicamos a continuación.

La intervención empieza con la colocación de las prótesis mamarias y, posteriormente, la extracción del tejido graso de otras zonas corporales mediante una liposucción.

A continuación, esta grasa se somete a varios lavados con suero fisiológico y a un proceso de centrifugación gracias al cual se eliminarán impurezas y se enriquecerá con factores de crecimiento.

Finalmente, este tejido graso se inyecta en las mamas en zonas estratégicas a través de micropunciones y con microcánculas para favorecer su deposición e integración como tejido vivo.

Cabe recordar que tanto el lipofilling mamario como la liposucción son dos cirugías estéticas que requieren de un alto grado de especialización y experiencia por parte del cirujano. Por esta razón, es fundamental elegir un profesional con garantías y cuya valía pueda avalarse con resultados en anteriores pacientes.

Como siempre, tanto yo como mi equipo estaremos encantados de resolverte cualquier duda acerca de este tema y recuerda que puedes reservar una visita valorativa gratuita en una de mis consultas en las clínicas de cirugía estética de Barcelona (Clínica Corachan) o Zaragoza (Hospital Quirón Zaragoza)

Aumento de pecho con prótesis mamarias y grasa propia
5 (100%) 1 valoraciones

Dejar comentario