En Novedades

Se dice que los ojos son el espejo del alma y no puedo estar más de acuerdo con esta afirmación. Esto es así porque nuestra mirada refleja todas nuestras emociones. Desde la alegría a la tristeza, pasando por el cansancio, el enfado o la preocupación. También, pueden indicarnos cuando alguien nos habla desde el corazón o, por el contrario, nos está mintiendo.

No obstante, toda la zona del contorno de los ojos es extremadamente frágil, ya que su piel es la más fina de nuestro cuerpo. Además, está sometida a una actividad constante debido al parpadeo y las contracciones musculares involuntarias que realizamos al gesticular.

Es por todo ello que es en el contorno de los ojos donde suelen aparecer las primeras arrugas y otros signos de envejecimiento, además de acusar especialmente el cansancio, la falta de sueño y los malos hábitos.

Dicho esto, no es sorprendente que la blefaroplastia o cirugía de párpados haya escalado hasta la tercera posición de las operaciones de estética más demandas, solo por detrás del aumento de mamas y las cirugías del abdomen (liposucción y abdominoplastia), según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

Pero ¿en qué consiste la blefaroplastia exactamente? ¿Qué resultados nos permite conseguir? Te lo cuento a continuación.

 

Rejuvenecer la mirada con la cirugía de párpados

Gracias a esta cirugía facial, obtenemos una mirada rejuvenecida, con mayor frescura y vitalidad. Esto es así porque la blefaroplastia logra corregir un rasgo que da un aspecto envejecido y de permanente cansancio o somnolencia al rostro: el exceso de piel en los párpados superiores e inferiores, así como de grasa.

De este modo, los resultados de la blefaroplastia son muy satisfactorios, porque además se trata de una cirugía que suele pasar desapercibida. Es decir, el entorno nota una gran mejora en el aspecto, pero no sabe a qué atribuirla.

No obstante, más allá de la cuestión estética, los párpados caídos y las bolsas de los ojos pueden llegar a interferir con la visión y causar vista cansada al final del día en los casos más graves. Estas personas, por tanto, experimentan un doble beneficio gracias a la blefaroplastia.

Eso sí, hay que tener en cuenta que se trata de una cirugía para parpados caídos o una cirugía para eliminar las bolsas de los ojos, pero que no trata las arrugas conocidas como patas de gallo ni la caída de las cejas. Para estas preocupaciones estéticas, el tratamiento por excelencia seguirá siendo la toxina botulínica o bótox.

Siempre según datos de Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, esta operación de párpados o bolsas es la cirugía estética a la que más se someten las personas de entre 55 y 60 años.

Esto tiene todo el sentido, si tenemos en cuenta que se trata de rasgos muy vinculados al propio proceso de envejecimiento, el cual provoca una flacidez cutánea y el debilitamiento de los músculos y la piel alrededor de los ojos. Esto último es justamente lo que causa la aparición de bolsas, ya que permite que se acumule grasa y líquido en las zonas de los párpados.

No obstante, la blefaroplastia puede estar indicada antes, a partir de los 40 ó 45 años. De hecho, en algunos casos, las bolsas pueden aparecer alrededor de los 30 años por una cuestión genética y, por tanto, también realizamos blefaroplastia en personas jóvenes.

Esta cirugía para párpados caídos o para eliminar bolsas de los ojos es habitual también en hombres de diferentes segmentos de edad.

 

La cirugía de párpados: paso a paso

Otro de los beneficios de la blefaroplastia es que se trata de una cirugía estética que puede realizarse de forma ambulatoria, sin ingreso, y únicamente con anestesia local y/o sedación.

Además, las cicatrices después de una cirugía de párpados quedarán escondidas o serán imperceptibles. De hecho, en este caso, que la piel de los párpados sea tan fina es una ventaja, pues hace que la cicatrización sea excelente.

La intervención puede consistir en una blefaroplastia de párpados superiores, inferiores o ambas.

En el primer caso, en la blefaroplastia superior, eliminamos el exceso de la piel del párpado superior y el exceso de grasa que se localiza habitualmente en el canto interno del ojo. Además, conseguimos el retensado y el reposicionamiento de los músculos y los tejidos.

Por su parte, la blefaroplastia inferior puede realizarse mediante dos técnicas. En el caso de la blefaroplastia transconjuntival, se accede a través de la conjuntiva (membrana mucosa de los párpados), por lo que no hay un corte en la piel. Esta técnica está indicada en pacientes más jóvenes o en los que no sobra piel.

En la blefaroplastia por vía externa, en cambio, se hace una incisión a dos milímetros del borde de las pestañas para poder acceder al músculo orbicular y las bolsas.

Si se realiza una blefaroplastia inferior, puede aprovecharse la grasa sobrante de los párpados para rellenar otras zonas de la cara como las arrugas del entrecejo, los pómulos o los surcos nasogenianos. Es lo que se conoce como lipofilling con grasa propia o lipotransferencia.

Respeto al postoperatorio de la blefaroplastia, es normal sentir ciertas molestias durante las primeras horas o días. Además, es cierto que la inflamación y los hematomas que suelen aparecer en la zona pueden durar unas dos semanas, aunque irán mejorando progresivamente hasta desaparecer completamente. Por ello, es posible volver al trabajo a los 5 o 10 días después de una cirugía de párpados o bolsas, aunque se esté de cara al público.

 

Por qué escoger un cirujano estético especialista en blefaroplastia

Es importante saber que toda la zona periocular (los ojos y las estructuras que lo rodean) es muy delicada y anatómicamente compleja. Además, los cirujanos contamos con poco espacio para trabajar, al tratarse de una zona pequeña y estrecha.

Por esta razón, requiere de una alta especialización por parte del cirujano estético que la realice de cara a prevenir complicaciones.

Así pues, si te gustaría rejuvenecer la mirada y te planteas una cirugía de párpados, te recomiendo preguntar siempre por casos de antes y después de una blefaroplastia con pacientes reales.

Como siempre, tanto mi equipo como yo, quedamos a tu disposición para resolver cualquier duda sobre este tema. Para ello, no dudes en concertar una primera visita cirugía estética gratuita en mi consulta de la clínica de cirugía estética en Barcelona.

Una mirada más fresca gracias a la blefaroplastia
4 (80%) 2 valoraciones

Dejar comentario