En Como lo vive la paciente, Cuidados de la piel, Medicina estética, Rejuvenecimiento facial

En el bótox, el antes y después es altamente satisfactorio. De hecho, mi experiencia con los tratamientos de bótox en Barcelona es que los pacientes siempre se acaban preguntado: ¿por qué no lo hice antes?

La realidad es que la toxina botulínica es uno de los tratamientos de medicina estética con mejores resultados. Pero, al mismo tiempo, aún le rodean muchos mitos. 

Sobre todo, por qué en los medios y las redes tienden a mostrar casos de ‘bótox: antes y después en famosas’ en los que claramente se ha hecho un uso inadecuado o exagerado de esta sustancia. 

El éxito de este tratamiento es que el antes y después del bótox sea imperceptible. Es decir, cuando hablamos de bótox facial, los demás solo deberían notar que tienes un aspecto más descansado y rejuvenecido. O lo que es lo mismo, debe causar un efecto ‘buena cara’. 

En ningún caso debería provocar cambios en los rasgos faciales o una parálisis excesiva en el rostro. 

Dicho esto, seguro que muchas personas de tu alrededor se han realizado este tratamiento y lo desconoces. De repente un día los ves más favorecidos, pero no sabes determinar por qué. Simplemente piensas que se ven mejor. 

Hasta ahora nos estábamos refiriendo al antes y después del bótox para arrugas del entrecejo, la frente y los ojos (las conocidas como ‘patas de gallo’). Es su aplicación más conocida y demandada. 

Sin embargo, en el bótox, el antes y después es igualmente excelente cuando lo utilizamos para el hiperhidrosis (sudoración excesiva), el bruxismo (rechinar los dientes) y la sonrisa gingival (mostrar la encía en exceso al sonreír o hablar). 

En el caso de sudor excesivo o bruxismo, el antes y después se traduce sobre todo en una enorme mejora en la calidad de vida y el cese de importantes molestias.

Es por ello que este tratamiento no debe causar miedo (al contrario), siempre y cuando lo realice un médico experto. 

Bótox facial: antes y después

Hace unos años, el bótox lo aplicábamos sobre todo en mujeres de entre 40 y 60 años. Actualmente, la edad se ha avanzado y son muchas (¡y muchos!) los pacientes que empiezan este tratamiento alrededor de los 30 años. 

La explicación está en que las primeras líneas de expresión suelen aparecer en la treintena y, si no se hace nada para prevenirlo, estas empiezan a marcarse cada vez más. 

Esto forma parte del propio proceso de envejecimiento de la piel, pero hay personas que pueden experimentar estos cambios antes. Por ejemplo, las personas de piel clara, con malos hábitos (tabaco, falta de descanso, etc.) o que han tenido mucha exposición solar, entre otros factores. 

Las arrugas también afectan a los hombres y estos cada vez se preocupan más por encontrar una solución. 

Antes

En el tratamiento del bótox, el antes suele caracterizarse tanto por un rostro en el que justo empiezan a apreciarse las primeras líneas de expresión, como un rostro en el que las arrugas ya son más o menos profundas. 

Después

El después del bótox es un rostro mucho más relajado y rejuvenecido, donde las arrugas se atenúan enormemente. 

Digo ‘atenúan’ porque muchas veces el principal miedo de los pacientes es que el rostro quede paralizado. 

Esto no es así. Aunque es cierto que la toxina botulínica provoca una parálisis en los músculos donde se infiltra, esta no es completa. 

Es decir, el bótox nos ayuda a limitar la gesticulación de la cara para evitar que se formen arrugas dinámicas (las que se producen al gesticular). 

Pero esto no impide que se consiga un movimiento suave, sin efecto máscara, y una cara igualmente expresiva. 

botox frente antes y despues

En el bótox, el antes y después suele apreciarse sobre todo a partir del cuarto día y normalmente tiene su pico máximo entre el día 14 y 20. 

La toxina botulínica es muy segura en manos expertas y los posibles efectos secundarios son muy pocos. 

Puede ser que aparezcan pequeños hematomas en las zonas de punción, los cuales desparecen en 2 o 5 días. Se puede aplicar maquillaje sin problema, si se quieren disimular. 

Las únicas precauciones después del bótox son evitar masajear la zona y hacer ejercicio físico intenso en las primeras 24 horas. Por el resto, es posible incorporarse inmediatamente a la rutina habitual.

Su efecto suele durar unos seis meses. Después de este tiempo, ‘desaparece’. 

Sin embargo, la duración de su efecto dependerá de factores como el grosor de la piel, la profundidad de las arrugas y la potencia de los músculos faciales de cada persona, entre otros. 

También hay que tener en cuenta que la repetición del tratamiento hace que su aplicación se pueda ir distanciando en el tiempo. Esto sucede porque los músculos se contraen con menos fuerza y, por tanto, las arrugas tardan más en aparecer y están menos marcadas.

botox frente antes despues

En estas imágenes, de una de nuestras pacientes, se puede observar claramente el cambio que conseguimos con el bótox en la frente, antes y después, así como en el entrecejo. 

El resultado es claramente favorecedor. Las arrugas de la frente se atenúan significativamente y, al corregir las del entrecejo, el rostro se suaviza. 

Un antes y después para la sudoración excesiva con el bótox

Más allá de las arrugas, los médico empleamos la toxina botulínica para otros usos. Uno de los más importantes, el tratamiento de la hiperhidrosis o sudoración excesiva

Antes

Las personas con hiperhidrosis sufren un exceso de sudor sin una causa desencadenante que la justifique como podría ser el calor o la actividad física. Esta sudoración excesiva suele aparecer de forma inesperada e incontrolable.

Esto puede llegar a ser muy limitante y afectar mucho la calidad de vida de las personas que la sufren. 

Cuando esta se produce en las manos, cosas tan cuotidianas como saludar, escribir un papel o compartir objetos con otras personas puede causar mucha incomodidad. 

Este tipo de sudoración (hiperhidrosis palmar) puede ir acompañada, además, de un exceso de sudor en los pies (hiperhidrosis plantar). 

Esta última, aunque se puede ‘disimular’ mejor, puede ser igualmente un problema a la hora de tener que sacarse los zapatos delante de otras personas. Además, puede dar lugar a otros problemas como infecciones recurrentes. 

El otro tipo de hiperhidrosis que tratamos con bótox es el sudor excesivo en las axilas (hiperhidrosis axilar). 

En este caso, el malestar viene sobre todo porque provoca ronchas y manchas muy visibles en la ropa que son difíciles de disimular. Muchas veces esto les condiciona su forma de vestir. 

De este modo, en el antes de un tratamiento de bótox para hiperhidrosis nos encontramos con personas que normalmente llevan años sufriendo de sudor excesivo, causándoles mucha inseguridad en el ámbito íntimo, social y laboral. 

botox antes y despues

Después

En este tipo de bótox, el antes y el después es uno de los más satisfactorios. Ya a las 48 horas se empieza a notar una disminución del sudor. 

Al cabo de una semana, el antes y después del bótox es ya muy evidente para la mayoría de las pacientes. 

La gran ventaja de este tratamiento es que se emplean dosis mínimas que ofrecen un gran margen de seguridad. 

Un efecto secundario que puede darse en algunos pacientes es una disminución de fuerza leve en el movimiento de ‘pinza’ de la mano. Pero se trata de un efecto transitorio. 

En conclusión, el antes y después del bótox para la hiperhidrosis suele suponer un enorme cambio en la calidad de vida de los pacientes. 

Bótox en bruxismo: antes y después

El bruxismo consiste en rechinar o apretar los dientes de forma involuntaria e intensa, generalmente por la noche. 

Es una condición que, cuando no se trata, puede ocasionar un daño permanente a los dientes, músculos, mandíbula y articulación temporo-mandibular (ATM). 

Además, es habitual que las personas con bruxismo tengan molestias frecuentes como dolor de cabeza, espalda y mandíbula, contracturas musculares, acufenos (silbidos o zumbidos en los oídos) e hipersensibilidad dental.

Antes

En el bótox para el bruxismo, el antes suele ser el de pacientes que llevan tiempo sufriendo esta condición sin mejoría. Muchas veces, incluso utilizando férulas y/o tratando la causa de base (estrés, ansiedad, etc.).  

Las molestias que comentábamos se hacen cada vez más presentes y acaban interfiriendo en su día a día. 

Muchos de ellos, además, están preocupados por las consecuencias estéticas del bruxismo, como el ensanchamiento de la mandíbula y el impacto en su sonrisa.

Después

El antes y después del bótox en el bruxismo es un enorme alivio de los síntomas e incluso su remisión. 

Por lo general, las personas empiezan a notar que, a partir del segundo o tercer día, ya no pueden apretar con fuerza si lo intentan. 

Esto no influye en la manera de masticar o morder. Solo impide el exceso de fuerza que se hace al apretar o rechinar los dientes.

A nivel estético, la cara se afina al no poder ‘hipertrofiar’ el músculo (hacerlo crecer en exceso). 

Es posible que puedan aparecer pequeños hematomas en las zonas donde se ha infiltrado el bótox, pero duran pocos días y son fáciles de disimular con maquillaje. De este modo, es posible volver a la rutina normal justo después del tratamiento. 

Este efecto ‘bótox: antes y después’ suele ser de unos 4 a 6 meses. Pero es habitual que las sesiones se espacien con el paso del tiempo. 

Resultados del bótox en la sonrisa gingival  

Hablamos de sonrisa gingival cuando, al sonreír, se muestra una cantidad de encía mayor de lo habitual.

Antes

En este tipo de bótox, el antes y después es sobre todo a nivel de autoestima, ya que la sonrisa gingival no causa ningún problema a nivel funcional. 

Este uso de la toxina botulínica es quizás uno de los más desconocidos, por lo que muchas veces los pacientes llegan a nuestra consulta de medicina estética después de años de complejos. 

Después

Este tratamiento nos permite acabar con la sobreexposición de la encía. 

El antes y después del bótox es inmediato y ya se puede observar al acabar el procedimiento. 

Su efecto se irá potenciando con el paso de los días e incluso puede mantenerse una vez la toxina botulínica se ha reabsorbido. 

Doctora Salvador, bótox en Barcelona

Espero que este post te haya ayudado a conocer un poco más sobre este tratamiento y convencerte de que, en el bótox, el antes y después es muy satisfactorio cuando lo realiza un médico experto. 

No dudes en pedir una cita conmigo si quieres aclarar dudas o saber si el bótox puede ser una solución para atenuar tus arrugas, combatir la sudoración excesiva, acabar con el bruxismo o mejorar tu sonrisa.

Son muchos años realizando tratamientos de bótox en Barcelona y estaré encantada de atenderte. Mi consulta de cirugía y medicina estética está ubicada en la Clínica Corachan.