En Muy Personal

Hola amig@s,

Me gusta empezar el Año haciendo un pequeño descanso en mis amadas montañas de Andorra. Me da perspectiva, y me ayuda a  valorar tanto a nivel personal como profesional lo que ha sido el año que despedimos.

La vida diaria va a una velocidad de vértigo. Estamos inmersos en nuestras obligaciones familiares y laborales y muchas veces solo puedes seguir el caude del río. Sin embargo, es muy importante hacer “stop” de vez en cuando para cargarte de energía y poder continuar con lo que ya va bien o cambiar lo que no nos gusta.

Si además se nos presentan nuevos proyectos y retos “deténte”, analiza y decide.

Os preguntaréis, ¿qué tiene que ver todo esto que nos está contando con la montaña y el ski? Ahora lo váis a entender….


Tengo un amigo y colega, cirujano maxilofacial, muy aficionado al ski que dice “Montse cuando subo a skiar siento que hablo con Dios”…

Traducido es que te sientes inmerso en una paz y una belleza que consigue vaciar tu mente. Y, esto es fundamental cuando desarrollas un trabajo y una profesión en la que siempre estás rodeada de personas que merecen lo mejor de ti.

También os diré que es un deporte que te engancha o del que sales huyendo, porque exige esfuerzo, sacrificio, perseverancia…

Todos los que sois aficionados lo sabéis. Ahora bien, superada esa fase de entrenamiento, las sensaciones que te aporta no las cambias por nada.

Por otra parte el ski es un deporte social que puedes compartir con  familia y amigos.

En los descensos vas concentrado dando lo mejor de ti. Exige un buen estado de forma física. Y, luego en los remontes, si vas solo, disfrutas del maravilloso paisaje: no hace falta pensar. Si vas con tus hijos o amigos, es lo mismo, hablas de todo y de nada en compañía de personas que te quieren y comparten tu misma afición: insuperable!.

Bueno, luego también están esos momentos “café calentito” con el que ya cerramos el círculo vital de la “perspectiva”.

Amig@s, disfrutemos de la montaña y la nieve, que aunque este año se ha hecho esperar…por fin “cayó el ansiado paquetón”. El mejor regalo de Reyes.

 

Deporte blanco: perspectiva vital
Me ha sido útil

Dejar comentario