En Cirugía facial, Como lo vive la paciente, Cuidados de la piel, Medicina estética

El lifting facial – también conocido con el nombre de ritidectomía – es un procedimiento quirúrgico que permite retensar los tejidos del rostro, eliminar el exceso de grasa y redistribuir la piel de cara y cuello para recuperar firmeza y mejorar el tono del óvalo facial.

De este modo, se consigue una apariencia más rejuvenecida sin alterar el aspecto natural de cada persona.

A pesar de que el lifting es una de las intervenciones de cirugía estética más conocidas, son muchas las falsas creencias y mitos que la rodean.

Por este motivo, he querido recopilar algunas de las dudas frecuentes sobre el lifting que más se repiten en mi consulta de cirugía estética en Barcelona y Zaragoza.

 

El lifting facial cambia la expresión del rostro”. Aunque se trate de unos de los principales miedos de las personas que se plantean esta intervención de cirugía estética, un buen lifting facial mantiene la expresión del rostro y su identidad original. De hecho, el único objetivo de esta intervención es conseguir un rejuvenecimiento facial con un resultado totalmente natural y armónico.

Además, el mejor conocimiento anatómico del rostro y las nuevas técnicas quirúrgicas han dejado atrás el estigma del temido efecto ‘cara operada’ que ha acompañado al lifting durante años.

Para comprobarlo, tan solo tienes que visitar la sección ‘lifting facial antes y después‘ de la página web para ver casos reales de mis pacientes.

 

Las cicatrices del lifting son muy perceptibles”. Las incisiones de esta operación de cirugía facial se hacen siempre en sitios no visibles como son la línea del pelo, el mentón o detrás de las orejas, por lo que las cicatrices del lifting no podrán detectarse a simple vista.

 

“El lifting solo pude realizarse a partir de cierta edad”. A pesar de que, por la propia naturaleza de la intervención, esta suele realizarse en personas de más avanzada edad, no es cierto que se deba esperar a los 60 años – o a ninguna edad en concreto – para poder hacerse un lifting.

De hecho, el minilifting o lifting facial de cicatriz corta puede ser una opción perfecta para personas de entre 40 y 50 años sin flacidez de cuello que quieran retrasar el proceso de envejecimiento unos 10 ó 15 años con un resultado natural, sin apenas riesgo de complicaciones y una rápida recuperación.

 

“El lifting facial es el último recurso para conseguir un rejuvenecimiento facial”. Es cierto que el facelift suele ser la evolución final a los tratamientos de medicina estética de rejuvenecimiento facial. Sin embargo, en determinados casos, el lifting será la mejor opción desde el principio.

 

“El lifting cervico facial es siempre el más efectivo”. Es verdad que este tipo de lifting implica una mayor disección cutánea y el tratamiento del sistema musculoaponeurótico (SMAS). Es decir, la capa fibromuscular que envuelve cara y cuello y que conecta y distribuye la acción de la musculatura mímica facial.

Por ello, el lifting cervico facial suele indicarse en personas de edades más avanzadas. No obstante, la elección de la técnica de lifting facial debe hacerse después de un diagnóstico totalmente personalizado.

 

“El lifting es suficiente para conseguir un rejuvenecimiento facial”. En ocasiones, puede ser aconsejable combinar el lifting con otras intervenciones de cirugía facial para un resultado global más armónico. Por ejemplo, una blefaroplastia o cirugía de los párpados.

Asimismo, otras técnicas como el lipofilling facial – la infiltración de implantes de tejido graso obtenidos de otras partes del cuerpo – pueden ser un gran complemento.

Por su parte, los tratamientos de medicina estética para mejorar la calidad de la piel ayudan a potenciar el efecto de rejuvenecimiento facial.

 

“No existe ningún lifting facial sin cirugía”. Aunque las técnicas no tengan nada que ver entre ellas, sí hablamos de lifting facial sin cirugía para referirnos a ciertos tratamientos de medicina estética que permiten tratar la flacidez cutánea, la pérdida de volumen y otros signos propios del proceso de envejecimiento.

Se trata, por ejemplo, de la bioplastia – también llamada lifting líquido – y la mesoplastia o lifting sin cirugía.

Aunque se trate de procedimientos diferentes entre sí, ambos suelen combinar el tratamiento de las arrugas con bótox, el uso de hilos tensores, una hidratación profunda de la piel con ácido hialurónico y vitaminas antioxidantes y/o sesiones de plasma rico en plaquetas (PRP).

Entre los beneficios del lifting facial sin cirugía destaca el hecho de que se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, que no deja ninguna cicatriz y que, tal como su nombre indica, no es necesario realizar en un quirófano. Además, es una muy buena opción para aquellos pacientes que no desean pasar por una cirugía facial o en la que esta no esté indicada.

 

 “El lifting es una operación dolorosa”. Aunque aparezcan algunos hematomas e inflamación después de esta cirugía facial, no se puede decir que el “lifiting es doloroso”. Es cierto que los primeros días después de un lifting puede haber sensación de tirantez, una sensibilidad alterada y pequeñas asimetrías entre ambos lados debido a la hinchazón.

No obstante, es una intervención que permite incorporarse a la actividad habitual en tan solo 15 días.

Durante el postoperatorio del lifting facial, además de tomar antibióticos y antiinflamatorios, se utiliza una faja que hace compresión, se aplica hielo y se realizan drenajes linfáticos para mitigar cualquier molestia y acelerar la recuperación.

 

“El precio del lifting facial es elevado”. En cirugía estética, como en cualquier intervención quirúrgica, la salud y el bienestar del paciente deberían ser siempre la máxima prioridad.

Para ello, es imprescindible realizar este tipo de operaciones en clínicas tecnológicamente bien equipadas, modernas y con un equipo médico y asistencial de primera línea.

Asimismo, el cirujano plástico no solo debe contar con los conocimientos y la formación adecuada, sino también con una experiencia que pueda avalarse con sus resultados en pacientes anteriores.

Todo ello se verá reflejado en el precio del lifting facial, pero en temas de salud, siempre hay que recordar que lo barato puede salir muy caro.

 

Para cualquier consulta, no dudes en reservar una visita valorativa gratuita en alguna de las clínicas de cirugía estética en las que atiendo e intervengo a mis pacientes en Barcelona (Clínica Corachán) o Zaragoza (Hospital Quirón Zaragoza).

 

Toda la verdad sobre el lifting facial
5 (100%) 1 valoraciones

Dejar comentario