En Cirugía mamaria

La verdad es que es la pregunta más fácil de contestar por todos los cirujanos plásticos y la más difícil de comprender.

Cuando realizamos una mastopexia o elevación del pecho, el objetivo es recolocarlo en su posición natural sin quitar nada de glándula ni tejido mamario, pero el resultado de la cirugía es que la paciente queda con un pecho elevado, con una forma correcta y en su sitio, pero la sensación tanto de la paciente, como la mía propia es que hemos perdido quizás no una talla pero si algo de copa. Objetivamente sólo se extrae la piel, pero la realidad es que te verás con menos pecho. Es por eso que según la talla que tengas, será una buena alternativa colocar una prótesis de relleno. Además de mantener la talla esto te garantizará tener lleno el polo superior, consiguiendo un buen escote.

La mastopexia está indicada cuando la mama está colocada por debajo de los surcos mamarios. El límite para decidir qué técnica utilizaremos está en que la areola esté situada justo en el surco submamario. Hasta este punto podemos solucionar el caso colocando una prótesis anatómica del tamaño suficiente para reemplazar el tejido glandular perdido y para que rellene correctamente el exceso de piel. Si está por debajo pero solo 2-3 cm podemos optar por una mastopexia periareolar, para reposicionar la areola y el uso de una prótesis anatómica de proyección full o extrafull para rellenar la piel. Si el complejo areola-pezón está más abajo, entonces sin ninguna duda hemos de realizar una mastopexia en T para eliminar la piel sobrante.

En el marcaje previo a la cirugía se marca el punto donde debe subir la areola, se desengancha la glándula mamaria de la piel y se reposiciona hasta la zona del pectoral mayor donde se fija con puntos y, se da forma al tejido mamario hasta conseguir una “especie de efecto prótesis” con tejido autólogo, propio, que será lo que repleccione el exceso de piel y le de turgencia a la mama. Esta explicación te hará entender el por qué de las cicatrices en ancla o en T invertida.

Una vez que hemos recolocado el tejido mamario hemos de eliminar el exceso de piel sobrante. Por alguna razón espacial o geométrica, cuando te ves el pecho en su sitio, da la sensación de menos volumen o menos talla. Es por eso que en casos en que no haya suficiente tejido glandular siempre aconsejo la colocación de una prótesis de relleno, pero en este caso, la utilizo redonda, de base igual a la base de tu mama y de proyección moderada porque la paciente a la que estamos haciendo una mastopexia generalmente tiene una talla de pecho correcta o cuando menos, no pequeña. Así que se cuando sea necesario debe hacerse la mastopexia para recuperar la forma de tu pecho, y en cuanto a la talla, no es mi objetivo que te quedes con menos, aunque a veces sea necesario utilizar implantes de soporte.

En conclusión: Comentarte que la mastopexia es una cirugía con un alto grado de satisfacción para la paciente,con un postoperatorio con las molestias propias de la cirugía mamaria, pero no excesivamente doloroso y en el que una vez quitados los puntos tendremos que cuidar y mimar la cicatrización, porque dependerá de que las cicatrices te queden lo más imperceptibles posibles para que quedes realmente contenta y satisfecha. De la talla debes hablar con tu cirujano y debes hacerle entender cuáles son tus perspectivas para conseguir siempre un pecho armonioso, bonito, en su sitio y del volumen que tu desees.

Si me hago una operación de elevación de pecho ¿me quedará la misma talla?
Me ha sido útil

Dejar comentario