En Cuidados de la piel, Medicina estética, Novedades

Más allá del impacto estético y emocional que causa el acné cuando hay lesiones activas, la importancia de esta afección cutánea reside principalmente en su capacidad para producir marcas permanentes en la piel. En ese sentido, cabe señalar que las cicatrices del acné pueden llegar a alterar de forma muy significativa la apariencia física de quienes la sufren. Sobre todo, si se ha se ha sufrido de acné severo, las marcas se localizan en el rostro o estas son muy perceptibles.

De este modo, es habitual que las personas con acné vean muy mermada su autoestima, con el consiguiente impacto en su bienestar y su relación con los demás.

Es por ello que, como médico y cirujana estética, insisto siempre en la importancia de que el tratamiento del acné se inicie de forma precoz y siempre en manos expertas, ya que solo así se podrá prevenir la aparición de estas marcas.

Además, eliminar las cicatrices del acné supone todo un reto, porque algunas son especialmente difíciles de tratar. No obstante, actualmente contamos con técnicas terapéuticas que nos permiten conseguir excelentes resultados.

 

Tipos de cicatrices del acné

 

Quizás te preguntes por qué se producen cicatrices por el acné. Debes saber que, cuando hay una lesión inflamatoria – como son los granos o barros – que se extiende a la capa intermedia de la piel (la dermis), esta se ‘autorepara’ de forma natural produciendo nuevas fibras de colágeno.

El problema es que este proceso de regeneración cutánea no es capaz de devolver, al tejido dañado, su forma original, por lo que la zona adquiere un aspecto distinto. Es entonces cuando aparecen las cicatrices.

Lo cierto es que la apariencia de estas marcas puede diferir en función de cómo haya sido el proceso de cicatrización de la herida o la lesión. En ese sentido, se puede haber cicatrizado en exceso y, entonces, la piel se eleva; o bien puede haberse producido un defecto en la cantidad y el posicionamiento de las fibras de colágeno por parte de la dermis y, como consecuencia, la piel se hunde.

El resultado, en el primer caso, será la aparición de las llamadas cicatrices hipertróficas o queloides; mientras que en el segundo, nos encontraremos ante cicatrices atróficas. Estas últimas son las más habituales en el caso del acné.

A veces, además, el tejido cicatricial forma un tejido fibroso (fibrosis) que tira de la piel hacia abajo, profundizando la cicatriz.

En lo que refiere a cuál es el mejor tratamiento para las cicatrices del acné, la elección de uno u otro debe hacerse de forma individualizada y según el tipo de marcas que se presenten.

No obstante, los láseres ablativos han demostrado ser muy eficaces en este tipo de lesiones.

 

Eliminar cicatrices de acné con láser CO2

 

Aunque ningún tratamiento estético logra hacer desaparecer las marcas por completo, el láser CO2 para las cicatrices del acné nos permite conseguir resultados muy satisfactorios, atenuando y suavizando las lesiones y mejorando enormemente la apariencia de la piel.

Concretamente, la eficacia de este láser se basa en su capacidad para penetrar en la dermis, eliminando las capas superiores de la piel mediante calor. Gracias a ello, se consiguen formar heridas o quemaduras controladas que, al repararse, forman nuevo colágeno de forma más rápida y eficaz, rellenando los huecos que habían dejado las anteriores cicatrices.

En función del tipo de cicatrices, el láser CO2 para las marcas del acné se empleará siguiendo una u otra técnica. Es decir, dependiendo de sus características, su localización y su extensión, este láser fraccionado ablativo puede utilizarse de una forma más o menos intensiva. A su vez, de ello dependerá el periodo de autoreparación de la piel y el tiempo de convalecencia, pero también el grado de mejoría y la rapidez para conseguirla.

En cualquier caso, cabe tener presente que, como consecuencia del tratamiento, van a aparecer costras que pueden tardar en curar alrededor de una semana, así como rojez en la zona tratada. Una vez desaparezcan, las cicatrices se harán cada vez más imperceptibles y la piel se mostrará mucho más uniforme, mejorando incluso al cabo de tres y seis meses después del procedimiento.

 

Tratamientos para las marcas del acné

 

En el tratamiento para las cicatrices del acné, el láser CO2 puede combinarse con otras técnicas estéticas, como los peelings químicos, la infiltración de materiales de relleno o la revitalización cutánea con plasma rico en plaquetas (PRP). También, con un láser CO2 para las marcas del acné más superficial.

Esta época del año es precisamente la mejor para iniciar un tratamiento para eliminar cicatrices, ya que la exposición a la radiación solar es menor que en primavera y verano y ninguna de estas técnicas están contraindicadas.

De este modo, si tienes marcas de acné que te causan malestar y que, por tanto, desearías mejorar, no dudes en reservar una visita valorativa gratuita en una de mis consultas en las clínicas de cirugía estética de Barcelona (Clínica Corachan) o Zaragoza (Hospital Quirón Zaragoza).

¿Se pueden eliminar las cicatrices del acné?
5 (100%) 1 valoraciones

Dejar comentario