En Cirugía corporal, Medicina estética

Si disfrutas cuidándote, sigues una dieta saludable y haces ejercicio físico de forma regular, seguramente no entiendes por qué no consigues eliminar la grasa localizada en tu abdomen, tus muslos o cualquier otra parte del cuerpo. Sobre todo, cuando estás en un peso adecuado o, como mucho, te sobran un par o tres de kilos.

Sin embargo, debes saber que estos depósitos de grasa resistente que no mejoran con los buenos hábitos, no están causados directamente por el sobrepeso, por lo que no es una cuestión de adelgazar.

En realidad, dependen de diferentes factores como son la edad, el sexo, la genética o las alteraciones hormonales, entre otros.

Además, la cantidad de grasa corporal aumenta de manera constante después de los 30 años y, con el paso del tiempo, se hace mucho más difícil de eliminar.

Si eres mujer, también debes saber que el embarazo puede provocar una nueva distribución del tejido adiposo en el cuerpo, apareciendo zonas de grasa rebelde en el abdomen o las caderas. De ahí que una de las principales preocupaciones estéticas de las mamás sea cómo acabar con la grasa localizada a la hora de querer recuperar la figura después del embarazo.

Asimismo, es habitual que estás áreas con acumulo adiposo vayan acompañadas de flacidez y/o celulitis.

Por todo ello, sobre todo en esta época del año, el exceso de grasa resistente a dietas y ejercicio es una de las preocupaciones estéticas más frecuentes.

 

Tratamientos para eliminar la grasa localizada

Obviamente, seguir un estilo de vida saludable es vital para conseguir una adecuada composición corporal. No obstante, esta grasa rebelde no logrará desaparecer por sí sola, sobre todo en aquellas partes del cuerpo como son los flancos (‘michelines’), el abdomen y las piernas, donde suele haber un mayor volumen depositado.

Principalmente, porque ni la dieta, ni el ejercicio, ni mucho menos los cosméticos actúan sobre la fisiología y los mecanismos que han hecho que se acumule más cantidad de grasa en esas áreas.

Por todo ello, si se desea quemar la grasa localizada, se deberá recurrir a técnicas que intervengan directamente en el tejido adiposo que se encuentra bajo la piel.

 

  • Grasa abdominal. La recomendación de una u otra técnica para eliminar la grasa abdominal dependerá de las necesidades de cada paciente. De este modo, si hay un importante exceso de grasa y piel en el vientre, probablemente lo más aconsejable será realizar una abdominoplastia. En otros casos, en cambio, será mejor decantarse por una liposucción o la liposucción láser. La particularidad del lipoláser es que, además de eliminar la grasa, consigue tensar la piel de la zona tratada, por lo que es una técnica ideal en el caso de que haya también flacidez en la piel. Asimismo, es un procedimiento menos invasivo que la liposucción tradicional.

 

  • Grasa en caderas, glúteos y piernas. Cuando el acúmulo de grasa se concentra en las cartucheras, las nalgas, los muslos o las pantorrillas, la liposucción y el lipoláser también están indicados. En el caso de las piernas, si hay un exceso de grasa y piel en la cara interna debido a grandes adelgazamientos o al propio envejecimiento, se puede realizar un lifting de muslos.

 

quitar grasa localizada

 

  • Grasa en los brazos. Si el problema de grasa y exceso de piel se encuentra en los brazos, la técnica empleada es la misma que en los muslos, pero se conoce como lifting de brazos o braquiplastia. No obstante, en ciertos casos será más recomendable realizar una liposucción o lipoláser.

 

  • Exceso de pecho en los hombres. A veces, los hombres cuentan con grasa localizada en el pecho, combinada o no con un exceso de tejido mamario. Esta condición, conocida como ginecomastia, les suele causar mucho malestar emocional y falta de autoestima. Por suerte, la cirugía para la ginecomastia es una intervención sencilla y de resultados muy satisfactorios.

 

  • Grasa en el pubis. Después de la menopausia, puede producirse un acúmulo indeseado de grasa en el pubis que se nota incluso a través de la ropa interior o ajustada. Gracias a los nuevos avances en cirugía genital, actualmente podemos corregirlo con una liposucción de pubis.

 

  • Papada. El lipoláser es un tratamiento para eliminar la papada muy eficaz. Sin embargo, actualmente contamos también con una innovadora técnica para acabar con la grasa que se sitúa debajo de la barbilla sin necesidad de cirugía. Se trata del tratamiento Belkyra, que permite destruir las células grasas localizadas en el mentón, retrayendo y definiendo la línea mandibular a través de un medicamento inyectable.

 

Mesoterapia corporal para quemar grasas

En ocasiones, nos encontramos con pacientes que no son aptos para la cirugía o que prefieren tratamientos para mejorar la silueta que no requieran de una intervención quirúrgica.

En tal caso, la mesoterapia corporal consigue favorecer la lipolisis o quemado de grasas, así como reactivar la circulación local, mejorar la oxigenación de la piel y reafirmar los tejidos. Si hay también celulitis y flacidez, puede combinarse con el tratamiento Indiba.

Así pues, ya ves que no hay motivo por el que resignarse a convivir con ese exceso de grasa indeseada, sea cuál sea la parte del cuerpo en la que esté localizada.

Tan solo es necesario estudiar en profundidad cada caso para saber cuál será el tratamiento con el que podremos conseguir los mejores resultados.

Cómo acabar con la grasa localizada
5 (100%) 2 valoraciones

Dejar comentario