En Cirugía mamaria

Esta es una muy buena pregunta, ya que el único problema o miedo que pueden dar los implantes anatómicos en relación a los redondos es «la rotación».

En mi experiencia, el secreto está en el control postoperatorio de la paciente, porque obviamente es diferente con el uso de implantes anatómicos.

El primer paso para prevenir la rotación empieza en la misma intervención, ya que a la hora de disecar el bolsillo hemos de ajustarnos mucho más a las medidas de las prótesis elegida. Así pues hemos de hacer el espacio suficiente para que el implante esté cómodo pero ajustado.

En mi experiencia, cuando utilizo prótesis anatómicas las colocaré siempre en un plano subfascial, es decir debajo de la fascia del músculo pectoral porque pienso que cuando se hace la cápsula que envuelve al implante y esta cicatriza o se pega al músculo y al tejido mamario es garantía de que luego la prótesis no me va a rotar. Esto lo puedo hacer siempre y cuando la paciente tenga suficiente grosor de tejido subcutáneo y mamario para que la prótesis quede totalmente cubierta y el resultado sea natural.

En el postoperatorio es muy importante que la paciente lleve un sujetador ajustado, deportivo y una banda para fijar el implante, y todo esto durante un mes. En esta cuestión soy muy estricta.

A  veces en la evolución postoperatoria inmediata puede pasar que se produzca un poco de seroma o liquido inflamatorio, y esto supone un aumento del riesgo de rotación, pero si mantenemos las medidas de fijación al cabo de una semana el liquido se reabsorberá y el implante acabará quedando pegado al tejido.

Si por el contrario la prótesis se coloca en un plano submuscular es más difícil mantener «la fijación» porque el músculo tiende a contraerse con muchos de nuestros movimiento habituales y el bolsillo puede quedar ligeramente más aholgado, o si se produce seroma, ese ambiente húmedo periprotésico sumado a la contracción del músculo pectoral puede hacer que nuestra prótesis rote.

No se puede asegurar que ocurra siempre, pero el riesgo si es más elevado. Todo esto sumado a la idea de que un implante redondo colocado en un plano submuscular debido a la propia tensión del músculo que aplasta un poco el tercio superior del mismo y le da forma, conseguiremos un resultado muy similar con prótesis redondas y evitamos ese 10% de riesgo de rotación que existe.

En conclusión: A mis pacientes que indico prótesis anatómicas las coloco en un plano subfascial y si la indicación es de colocación de prótesis submuscular elijo implantes redondos. Así tengo garantizada la satisfacción inmediata de mis pacientes y elimino una posibilidad de riesgo a largo plazo.

Abrir chat