En Cirugía mamaria

El complejo areola pezón en una mama juega un papel estético muy importante. Su posición ha de estar centrada en el triángulo que marcamos entre la zona del esternón-clavícula de cada lado y la distancia entre ambos pezones. La situación ideal es que se forme un triángulo equilátero, de ese modo los pezones están centrados en la mama. No es estético que estén muy juntos, o muy separados.

Ademas de este hecho, el pezón en si mismo debe ser de un tamaño adecuado a la areola, y con una protusión igualmente armónica al resto del pecho.

Si los pezones están metidos hacia adentro hablamos de “pezones invaginados” y si sobresalen en exceso, se marcan mucho a través del sujetador e incluso de la ropa – hablamos de gigantopezones.

Los pezones invaginados se producen por contaminaciones o microinfecciones repetidas a nivel de los conductos galactóforos que hacen que se forme un tejido fibroso, cicatricial que tira del pezón hacia adentro lo que hace que éste quede hundido en el pecho. Hay diferentes grados, pero en todos los casos se puede solucionar.

Es una cirugía menor, que se hace con anestesia local que se infiltra en la base del pezón. A este nivel se hace una pequeña incisión para acceder a la base interna del pezón, y ahí se libera ese tejido fibroso responsable de la retracción. Colocamos puntos internos para cerrar la base del pezón y se cierra la piel. Has de tener en cuenta que al principio te los verás muy salidos porque se ha de hipercorregir, para que después cuando baje la inflamación te los veas en su sitio.

Es una cirugía sencilla, rápida, no dolorosa y con un resultado estético muy satisfactorio en todas mis pacientes.


 

Sin embargo si tu caso es todo lo contrario, es decir que tienes los pezones muy grandes y salidos y esto te crea el problema de que queden muy marcados incluso vestida, la solución también es muy sencilla. Colocamos anestesia local en el pezón, y se desepidermiza quitar la epidermis - capa superficial de la piel  en la zona central del mismo la parte que hemos decidido reducir, a modo de donut o circunferencia, haciendo una pequeña Z-plastia para evitar retracciones, y lo suturamos sobre sí mismo. Esta técnica evitará alteraciones en la sensibilidad, hecho muy importante para la mayoría de las mujeres.

Es una cirugía menor, simple y con resultado muy satisfactorio para la paciente sin riesgo de alteraciones de la sensibilidad.


 

Otra situación muy diferente es crear un nuevo pezón en las mujeres que han sufrido una mastectomía.

En estos casos, hemos de hacer un pezón nuevo utilizando la piel que tenemos. Se marca en relación al pezón contralateral, y una vez decidido el punto donde lo vamos a colocar se hace el diseño. Hay diferentes diseños y todos ellos se basan en lo mismo: se eleva un colgajo de piel+grasa y se cierra la parte cruenta con piel de la proximidad todo ello con puntos sueltos. Se hace con anestesia local, es una cirugía menor no dolorosa, sencilla y muy satisfactoria. El nuevo pezón creado no tiene sensibilidad pero cambia de forma completa el aspecto de la mama reconstruida. En un segundo tiempo realizamos micropigmentación tanto del pezón como de la nueva areola en relación a la contralateral y el aspecto global de la reconstrucción es altamente satisfactorio.

Son situaciones muy frecuentes en muchas mujeres y a veces por desconocimiento no se busca una solución. Espero que te haya servido de ayuda.

Pezones invaginados y gigantopezones: ¿tiene solución?
Me ha sido útil

Dejar comentario