En Cirugía facial, Como lo vive la paciente

La nariz juega un papel clave en la armonía facial. Está situada centralmente en el rostro y es la estructura más prominente, por lo que determina en gran medida nuestra apariencia.

Por este motivo, cuando su aspecto no es el deseado o existe un complejo de nariz por alguna razón, afecta enormemente a la autoestima de las personas y la percepción de belleza sobre sí mismos.

Además, precisamente por encontrarse en el medio de la cara, es una parte del cuerpo que no puede ocultarse o disimularse.

Todo ello hace que muchas personas deseen reparar o remodelar su nariz. En ese sentido, cabe destacar que la rinoplastia o cirugía de nariz es la quinta intervención de cirugía plástica más realizada en España, según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

Concretamente, se estima que uno de cada mil españoles se somete a esta operación de nariz al año por motivos estéticos o funcionales. Además, se trata de una intervención especialmente frecuente entre personas jóvenes, siendo los pacientes más habituales los de edades comprendidas entre los 18 y los 45 años.

Pero, ¿cuáles pueden ser las razones para someterse a una rinoplastia y cuándo esta indicada una cirugía de nariz?

* Rinoplastia para una punta de nariz caída. Una punta nasal caída envejece el aspecto tanto de hombres como mujeres. Por este motivo, la cirugía estética para una punta de nariz caída puede lograr un cambio muy satisfactorio y rejuvenecedor.

* Rinoplastia para una nariz con giba. A veces, la nariz suele tener una especie de elevación en medio del tabique que la hace corva o arqueada. Es lo que se conoce como giba nasal o, popularmente, ‘caballete’. Gracias a la cirugía estética, podemos reducir la giba de la nariz y conseguir una apariencia más angulada.

* Cirugía de nariz aguileña. Uno de los motivos más comunes por los que los cirujanos plásticos realizamos rinoplastias es para corregir una nariz aguileña. Es decir, cuando esta no solo tiene caballete, sino también la punta caída.

* Rinoplastia para corregir una nariz ancha. En muchas ocasiones, la incomodidad estética viene determinada por el hecho de tener una nariz ancha. De ser así, se podría reducir el tamaño del dorso, la punta y las fosas nasales para conseguir un amplitud más armónica con el resto del rostro. Por el contrario, a veces lo que se desea es aumentar su tamaño.

* Cirugía estética para una nariz torcida. Aunque nadie tiene una nariz recta al 100%, ciertos traumatismos pueden provocar una desviación del tabique nasal. Como consecuencia, puede haber una afectación estética, así como la aparición de problemas respiratorios.

Otras razones por las que someterse a una rinoplastia incluyen querer corregir una nariz globulosa o mal definida, reducir la abertura de las fosas nasales, cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior o solucionar un defecto o lesión congénitos.

Asimismo, existen problemas respiratorios debidos a la posición de las fosas nasales – por ejemplo, en ciertos casos de apnea del sueño – en los que la cirugía de nariz será, más allá de una cuestión estética, principalmente un tema de salud.

También, accidentes graves pueden alterar el aspecto de la nariz y, por tanto, la apariencia física de la persona. En estos casos, una rinoplastia para recuperar su aspecto anterior ayuda superar las secuelas psicológicas e incrementar el bienestar mental.

 

¿Cirugía secundaria de nariz?

La cirugía plástica de nariz es una de las operaciones estéticas más exigentes y supone todo un reto, debido a la complejidad de las estructuras que la forman: piel, hueso, cartílago, mucosa, grasa y músculo.

Además, cabe tener en cuenta que cada persona cicatriza de forma diferente y que, en algunos casos, no se siguen las recomendaciones postoperatorias indicadas o se puede sufrir algún traumatismo de forma accidental.

Esto hace que, a veces, pueda quedar alguna ‘irregularidad’ visible o palpable susceptible de corregir o alguna ligera asimetría. De ser así, esta rinoplastia secundaria de retoque es sencilla y muy satisfactoria.

Cabe tener en cuenta que, para poder valorar completamente los resultados definitivos de una operación de nariz, hay que esperar un año. De este modo, este será el periodo de tiempo que habrá que esperar para hacer esta segunda rinoplastia, en caso de que sea necesaria.

Precisamente por ser una de las intervenciones estéticas más desafiantes, es fundamental acudir a un cirujano plástico especialista en rinoplastia. Solo así podrás obtener un análisis minucioso de tu caso y las particularidades de tu nariz y, por tanto, la mejor solución a tu problema.

De lo contrario, los riesgos a tener que recurrir a una rinoplastia secundaria más compleja aumentan.

Por eso, una vez más, como cirujana plástica debo insistir en la importancia de no dejarse llevar por la opción más sencilla, ya que a veces pueden ser necesarios procedimientos más complejos.

Tampoco el tema económico puede ser el principal factor de elección. En el precio de una rinoplastia intervienen múltiples elementos que serán los que acabarán por determinar cuanto cuesta una cirugía de nariz.

Así pues, busca un cirujano plástico experto que te transmita confianza y pueda asesorarte bien, resolver todas tus dudas y explicar cuál es la mejor opción para ti y qué resultados puedes esperar.

 

Cómo superar el miedo a la rinoplastia

Como decía al principio, el complejo de nariz es muy frecuente al tratarse de un rasgo que es el centro de la expresión facial y está expuesto a una constante evaluación exterior.

Aún así, en mi consulta de cirugía estética en Barcelona y Zaragoza veo a diario como muchas personas que desean reparar o remodelar su nariz, tienen miedo a la rinoplastia y esta es la razón por la que les cuesta convencerse a dar el paso.

El temor al resultado estético es natural, pero está enormemente influenciado por la desinformación o por los casos de mala praxis que nos llegan por medios de comunicación, internet o las redes sociales.

Sin embargo, el objetivo de la rinoplastia es conseguir siempre una armonía de la estética facial y la fisiología. Es decir, que la ‘nueva’ nariz no llame la atención ni se note que ha sido intervenida. Al contrario, debe integrarse plenamente en el contexto general de la cara.

Si lo deseas, puedes comprobar cómo es posible conseguir un resultado natural en la sección ‘rinoplastia antes y después’ de la página web con casos reales de mis pacientes.

Por ello, una vez más, es fundamental que elijas a un cirujano que sepa escucharte y que entienda tus expectativas en cuanto a la operación.

Como siempre, tanto mi equipo en la consulta de cirugía plástica en Barcelona (Clínica Corachan) y Zaragoza (Hospital Quirón Zaragoza) estaremos encantados de atender cualquiera de tus dudas sobre la rinoplastia.

¿Por qué hacerse una rinoplastia o cirugía de nariz?
5 (100%) 1 valoraciones

Dejar comentario