En Cirugía mamaria


La lactancia materna es lo más saludable tanto para la mamá como para el bebé. Por eso, si estás embarazada o te gustaría ser madre en un futuro, es lógico que te plantees la posibilidad de dar el pecho. Entre otras cosas, porque quizás te preocupe si se puede amamantar con implantes.

En ese sentido, puedes estar tranquila. El aumento de pecho y la lactancia son compatibles. 

No obstante, el deseo de amamantar en un futuro es un factor que debemos tener siempre en cuenta a la hora de plantear una cirugía mamaria de aumento de pecho

Principalmente, porque es una decisión que puede condicionar el tipo de prótesis, la zona en la que colocar los implantes y el modo en que se va a realizar la intervención. 

Pero, ¿y qué pasa si te operaste hace años y ahora desearías optar por la lactancia materna? Pues en este caso lo más probable es que igualmente puedas dar el pecho con implantes.

Sin embargo, dependiendo del tipo de intervención realizada en el aumento mamario, debes tener presente que podrían aparecer algunos contratiempos. 

Además, otra preocupación frecuente entre las pacientes que acuden a mi consulta de cirugía estética en Barcelona, es cómo queda el pecho operado después de la lactancia

Respecto a esta cuestión, también me veo en la obligación, como cirujana estética, de decirte que es posible que el aspecto del pecho después de la lactancia cambie. 

Por todo ello, tanto si ya llevas prótesis mamarias como si tienes en mente operarte en un futuro, es importante que conozcas cuáles son tus opciones y tomar una decisión con toda la información necesaria. 

Así pues, a continuación te explico los cambios en el pecho en el embarazo y la lactancia y cómo esto nos condiciona a la hora de plantearnos un aumento de senos. También, voy a tratar de resolver las consultas más habituales sobre implantes mamarios y lactancia

Prótesis mamarias y lactancia

El tejido glandular de las mamas en el embarazo se prepara para responder, tras el parto,  a la subida de una hormona llamada prolactina, responsable de la subida y la producción de leche

Por ello, es habitual que notes que crecen los pechos y que estos están más turgentes desde incluso los primeros meses de gestación. 

El aumento de tamaño de las mamas durante el embarazo, sin embargo, suele ser moderado. Por tanto, si no se opta por la lactancia materna, lo más habitual es que la piel se recupere bien y no haya apenas cambio en los pechos tras el parto. Esto también suele ser así en el caso de llevar prótesis. 

En el caso de la lactancia materna, en cambio, el pecho está sometido a un proceso constante de llenado y vaciado que puede acabar provocando flacidez en la piel y la propia glándula mamaria, así como un descolgamiento. De ahí que muchas mujeres sientan que, al dejar de amamantar, les queda el pecho caído, flácido y sin volumen, como si estuviera ‘vacío’.

Más allá de la distensión de la piel que se produce cada vez que sube la leche (y la posterior retracción cuando el bebé se alimenta), los ligamentos que unen la mama al músculo pectoral (ligamentos de Cooper) se ‘alargan’ y, por tanto, tiene lugar una pérdida de la firmeza del pecho. 

Esto se traduce no solo en un descolgamiento, sino también, en efecto, en un ablandamiento de las mamas que será más evidente cuanto más voluminosos sean los senos.

se puede dar el pecho con implantes

Paralelamente, en los cambios en el pecho al amamantar también intervendrán factores como la calidad de la piel y, sobre todo, la duración de la lactancia. 

Pero, ¿qué sucede en caso de prótesis mamarias y lactancia? Pues es posible que se produzca, además, un deslizamiento del tejido mamario sobre la propia prótesis. 

Es decir, es común que el polo superior del pecho quede abultado, ya que es donde se localizará la prótesis, y el complejo areola-pezón y el tejido mamario, caídos. Se trata de lo nos referimos, en cirugía plástica, a ‘efecto de doble plano’. 

Así pues, en ciertos casos, es verdad que la combinación de prótesis y lactancia deformará’ el pecho y, por tanto, su aspecto al dejar la lactancia puede no ser el mismo ni el deseado. 

Dar el pecho con implantes

En caso de que el cambio de aspecto de los pechos tras la lactancia no te preocupe y quieras dar el pecho a tu bebé igualmente, el enfoque será distinto en función de tus circunstancias. 

Si te operaste de un aumento de mamas hace más de 10 o 15 años y quieres dar el pecho, adelante. Disfruta de tu lactancia y, si es necesario, ya corregiremos y recambiaremos las prótesis más adelante. 

Es decir, es prácticamente seguro que, las pacientes que llevan implantes mamarios desde muy jóvenes necesiten una cirugía secundaria de mamas en unos años. Por tanto, no te preocupes por si se deformará el pecho con la lactancia

Por el contrario, si te has operado recientemente y te quedas embarazada al poco tiempo, como cirujana plástica te aconsejaría que lo consideres. Sobre todo, como decía anteriormente, porque puede que no estés a gusto con cómo queda el pecho operado después de la lactancia. Sobre todo, cuando el tejido mamario de base es abundante. 

lactancia y protesis

Finalmente, si quieres realizarte un aumento de pecho y estás convencida de que querrás amamantar a tus futuros bebés, optaremos por un tipo de intervención que reduzca el riesgo de provocar alteraciones en los nervios, los conductos lactíferos y las glándulas mamarias. 

Es decir, será preferible utilizar la vía inframamaria (la incisión se hace en el surco debajo del pecho) para colocar la prótesis, en lugar de la vía areolar. Asimismo, el plano de colocación más indicado será el submuscular, es decir, por debajo del músculo pectoral. 

Implantes y lactancia materna exitosa

Otra preocupación frecuente es acerca de los posibles problemas para amamantar con prótesis. En ese sentido, es verdad que las dificultades en la lactancia pueden aumentar ligeramente respecto a las madres que no se han sometido a ninguna cirugía mamaria.

Sobre todo, cuando el aumento de pecho se ha realizado por vía areolar y el plano de colocación de los implantes ha sido subglandular (por debajo del tejido glandular de la mama). 

Esto se debe a que, cualquier daño en un nervio, puede disminuir la sensación en el área de los pezones y, consecuentemente, afectar el reflejo de eyección de la leche. 

Paralelamente, si se alteran los conductos lactíferos, es posible que la producción de leche se vea reducida. 

También, los implantes pueden comprimir dichos conductos y bloquear el flujo de leche. Esto es importante tenerlo en cuenta, ya que favorece que el pecho no se vacíe totalmente, se inflamen las mamas y puedan aparecer mastitis. 

Finalmente, no hay que olvidar que algunas mujeres recurren al aumento de pecho porque sufren de hipoplasia mamaria. Es decir, un desarrollo incompleto del tejido mamario, lo que ya dificulta de por sí la lactancia. 

Por todo ello, para que los implantes y la lactancia sean compatibles es fundamental asegurarse de que el bebé vacía bien el pecho, evitar que pasen muchas horas entre toma y toma y actuar rápidamente en caso de inflamación o síntomas de mastitis. 

implantes y lactancia

Lactancia y prótesis de silicona: ¿es seguro para el bebé?

En cuanto a los supuestos peligros del binomio lactancia y prótesis de silicona, debes saber que se trata de otro de esos falsos mitos que circulan respecto a las cirugías de aumento de pecho.

Actualmente, no hay ninguna evidencia que indique las prótesis de silicona puedan perjudicar la salud del bebé. 

Además, cuando los implantes se colocan por debajo del músculo pectoral, la silicona no puede filtrarse a la leche materna. 

Espero que este post te haya ayudado a aclarar dudas sobre si se puede dar el pecho después de un aumento de mamas y considerar tus opciones en cuanto a lactancia con implantes


Como siempre, mi equipo y yo estaremos encantados de resolver cualquier inquietud que puedas tener al respecto. Además, recuerda que puedes reservar una visita valorativa (y gratuita) conmigo en mi consulta de cirugía estética en Barcelona, situada en la Clínica Corachán.

¿Se puede amamantar con implantes?
4.3 (86.67%) 3 valoraciones

Dejar comentario