En Cirugía íntima, Láser, Medicina estética

Cada mujer merece sentirse cómoda con su propio cuerpo. Sin embargo, muchas veces esto no es posible, porque hay algún aspecto de su físico que les disgusta o les acompleja.

Lo cierto es que este malestar suele agravarse cuando se trata de la zona genital. No solo por una cuestión de apariencia, sino porque puede llegar a interferir en su día a día causándoles molestias o bien condicionar sus relaciones íntimas.

Esto, a su vez, afecta negativamente a su autoestima, la confianza en sí mismas y su bienestar.

Si bien es cierto que los cambios en la apariencia de los genitales están muy relacionados con el paso de los años, también el embarazo, el parto o una pérdida importante de peso pueden alterar su aspecto, entre otros factores. Asimismo, en algunos casos se tratará de un rasgo presente desde el nacimiento o la pubertad.

Por suerte, cabe decir que, poco a poco, la estética íntima está dejando de ser un tema tabú entre las mujeres y son cada vez más las que se preocupan por cómo mejorar esta parte de su anatomía.

De este modo, no es de extrañar que la demanda de intervenciones de cirugía genital femenina haya aumentado tanto en los últimos años.

 

¿Qué problemas íntimos soluciona la cirugía genital?

Gracias a la cirugía íntima, los cirujanos plásticos podemos dar solución a diferentes problemas funcionales y estéticos que afectan a los genitales femeninos.

Se trata, por lo general, de intervenciones sencillas que pueden realizarse de forma ambulatoria y bajo anestesia local y/o sedación. Asimismo, no se trata de cirugías dolorosas, por lo que la recuperación postoperatoria es llevadera y rápida.

 

* Labios menores demasiado grandes. Debido a diferentes causas, los labios menores de la vulva pueden ser excesivamente grandes, asimétricos, colgantes o incluso de una coloración más oscura que el resto de la mucosa. Para estos casos, la labioplastia es una solución sencilla y altamente satisfactoria que no solo mejora la apariencia de los labios, sino también las molestias al llevar cierta ropa o practicar algunos deportes.

 

* Labios mayores sin grasa. A veces, los labios mayores de la vulva aparecen sin grasa y ‘descolgados’. En estos casos, una excelente solución es hacer un relleno con grasa de los propios genitales para conseguir rejuvenecer su apariencia. También, si fuera necesario, se podría recortar la piel sobrante.

 

* Clítoris demasiado grande. En algunas mujeres, el clítoris está hipertrofiado y adquiere una apariencia de ‘micropene’. De ser así, este se puede reducir mediante unos puntos que permiten esconderlo a nivel del pubis y darle un aspecto más armónico.

 

* Flacidez en el pubis. Es frecuente que, con el paso de los años o bien después del parto, haya un exceso de piel o flacidez en el pubis. En este caso, se puede hacer un lifting del Monte de Venus, recortando la piel que sobra. Cabe decir que el resultado de esta intervención es muy satisfactorio, porque la cicatriz queda oculta gracias al vello púbico.

 

* Exceso de grasa en el pubis. Después de la menopausia, puede producirse un acúmulo de grasa indeseado en el pubis que se nota incluso a través de la ropa interior o ajustada. Gracias a la liposucción, podemos acabar con este exceso de grasa de forma efectiva.

 

* Reconstrucción del himen. Debido a ciertas costumbres o creencias religiosas y culturales, algunas mujeres tienen la necesidad de reparar la membrana himeneal que cubre la entrada de la vagina. En estos casos, podemos recuperarla y devolverla a su estado original previo a las relaciones sexuales gracias a la himenoplastia o reconstrucción del himen.

 

 

Mayor bienestar íntimo gracias al láser y el ácido hialurónico

 

Gracias a las más innovadoras técnicas láser, también podemos mejorar la estética y la funcionalidad de las estructuras externas del aparato genital femenino.

De hecho, los tratamientos de estética íntima con láser de CO2 nos permiten conseguir el tensado y la retracción del tejido vaginal, lo que da solución a molestias como la incontinencia urinaria, la atrofia y la sequedad vaginal.

Como consecuencia, hay una mejora del bienestar íntimo y, al mismo tiempo, de las relaciones sexuales. A su vez, esto contribuye a potenciar la confianza de la mujer y refuerza su autoestima.

Asimismo, estos procedimientos de rejuvenecimiento genital se pueden complementar con tratamientos con ácido hialurónico (Desirial) específicos para rehidratar y recuperar el confort de la mucosa genital, así como la firmeza y la turgencia del pubis y los labios mayores.

Precisamente para poder ofrecer una atención integral del bienestar íntimo de la mujer, hemos formado – junto al doctor Jesús Gregorio, ginecólogo – la Unidad de Rejuvenecimiento Genital Femenino Láser, desarrollando nuestra actividad en la Clínica Corachan de Barcelona.

Como siempre, estaré encantada de atender cualquiera de vuestras dudas sobre cirugía y estética íntima.

Estética… ¿íntima?
5 (100%) 1 valoraciones

Dejar comentario